El Salto de la cabra

¡Atención!

Esta zona se encuentra justo al borde de la carretera que, aunque no tiene excesivo tráfico, tiene el suficiente como para no bajar la guardia. La preferencia de uso de la calzada la tienen los vehículos, no los escaladores. Al asegurar, hacedlo desde la cuneta y no obliguéis al tráfico a hacer maniobras para evitar atropellos.

Por otro lado, esta zona se encuentra en pleno coto de caza, por lo que a veces es posible que esté restringida la escalada durante los días de cacería.

Descripción

Esta zona, abierta a partir de 1987, tiene paredes de unos 80 metros de altura. A pesar de su escaso número de vías, es una zona muy atractiva, tanto por su escalada atlética, al estar la pared ligeramente extraplomada, como por la belleza del enclave, justo frente al impresionante acantilado de La Bríncola. Los primeros metros de la pared están algo descompuestos, así que hay que prestar atención a posibles desprendimientos; el resto de la roca es de buena calidad.

Datos de la escuela

Identificación: Algunas vías tienen puestos los nombres con rotulador negro.
Equipamiento: Deportivo en su mayoría. Existen vías clásicas tanto en libre como en artificial.
Orientación: Sur-Este.
Horario de verano: Por la tarde, a partir de las 16:00h.
Horario de invierno: Por la mañana.
Agua: Conviene llevarla, pues las fuentes más cercanas están en Otíñar y en la Cañada de las Hazadillas.

Sectores y vías